Abarroterías Albamar, cadena de 13 Abarroterías y 1 Mini mercado en Xela y 1 Abarrotería en Salcajá. actualmente miembro de Grupo AM, una empresa netamente Quetzalteca nacida en noviembre del año de 1,970.

Albamar fundado por personas de escasos recursos pero con una mentalidad de lucha constante, vieron la necesidad de pollo fresco en el mercado quetzalteco y deciden abrir una granja de pollos, siendo pioneros en la venta de pollo fresco en partes (debido a que sólo se conseguía pollo congelado y entero).

En sus inicios sufrieron los embates del clima que caracteriza a la ciudad de Xela, lo que provocaba pérdidas en la granja….

La Fe, que generaba en ellos una perseverancia inquebrantable hizo que siguieran adelante y después de las pérdidas vuelven a intentarlo y deciden aperturar la primera sucursal de Abarroterías sobre la 15 avenida (hoy mini mercado)… la primera tienda, con un pequeño mostrador y para conservar el pollo fresco utilizaron la primera refrigeradora que habían comprado para su casa.

Este primer punto de venta llegó a ser muy pequeño debido a que llegaba demasiada gente y los proveedores de pollo vivo ya no se dieron a basto para surtirlos, tomando ellos la decisión de comprar el pollo recién destazado en una granja de la capital, esto para seguir conservando la venta de pollo fresco.
Esos viajes a la capital quedaran siempre en su memoria porque salían de viaje a las 3 de la mañana para estar de vuelta a las 9 de la mañana y poder cumplirle a sus clientes, actividad que realizaron por varios años.
Un año después se tiene la Bendición de que les ofrecieran una tienda de abarrotes que se llamaba El Tendejón y para la adquisición de la misma incrementaron la deuda que ya tenían en un banco de la ciudad.
Al ver la venta de abarrotes como un buen negocio, deciden marcar la diferencia ante sus competidores y nuevamente viajan a la ciudad capital para comprar los abarrotes por mayor, el éxito en esta decisión fue que mientras que la competencia marginaba un porcentaje alto a los productos, ellos deciden marginar bajo y vender volumen, lo cual fue un éxito en el mercado y esto permitió que Albamar siguiera creciendo.
“Esa tienda cuando nos la vendieron, vendía muy poco pero a los 3 meses se logró superar la venta en un 800% de incremento y fue así porque en Quetzaltenango el dar barato nunca se había visto -Fundadores-”.
Al ver tanta afluencia de clientes, deciden acercase a ellos abriendo nuevas sucursales, siendo la tercera la ubicada en la 21 avenida frente al centro comunal .

“Un recuerdo de esta sucursal es que mi esposo al salir de su trabajo se encargaba de hacer las estanterías que se utilizaron en esta tienda ”

Fundadores


Y así se fue extendiendo Abarroterías Albamar que hoy llega a sus 50 años de fundación.